Año de edición: 2016
Versiones completas para la descarga:
Violencia contra campesinos y campesinas en Paraguay

El acceso y tenencia de la tierra constituye uno de los principales generadores de tensiones y conflictos sociales en Paraguay. La concentración de la tierra, el aumento de la soja como cultivo predominante en el país, el uso excesivo de agrotóxicos, la alta tasa de informalidad en la tenencia de la tierra y la falta de avances sustantivos en la implementación de la reforma agraria establecida constitucionalmente, son algunos de los factores que contribuyen a la persistencia de esos conflictos y a la generación de violencia contra campesinos.

El patrón de violencia que sufren los campesinos/as tiene distintas expresiones e implica, en muchos casos, serias violaciones de derechos humanos. En ocasiones, el Estado aparece haciendo un uso excesivo de la fuerza al reprimir la protesta social que los campesinos/as llevan a cabo para exigir el cumplimiento de leyes ambientales, que fijan mínimos legales y restricciones al uso de agrotóxicos. El Estado también comete serias irregularidades y viola estándares internacionales al llevar adelante desalojos violentos en los que se expulsa a los campesinos/as de las tierras que ocupan y que generan múltiples violaciones de derechos humanos. En otras ocasiones el Estado refuerza el patrón de violencia al tolerar y omitir implementar medidas efectivas contra el uso excesivo de la fuerza por parte de privados. Las distintas expresiones de esta violencia suponen, a veces, afectaciones al derecho a la vida, al derecho a la integridad personal y también, al acceso a la justicia, en tanto el Estado omite investigar diligentemente los hechos y, en su caso, sancionar a los responsables.

En ese escenario, el presente informe pretende dar luz y hacer llegar las denuncias sobre violencia, por parte de las organizaciones campesinas locales.