El Salvador: Solicitamos que se revoque prisión preventiva en caso de Imelda Cortez
Publicación: 19.Septiembre.2018

San José, 19 de setiembre del 2018.- Imelda es una joven de 21 años que, producto de una emergencia obstétrica, hoy se enfrenta a la justicia salvadoreña, que la acusa de homicidio agravado en grado de tentativa. Desde abril de 2017, Imelda se encuentra en prisión preventiva, esperando que se inicie el proceso legal en su contra y sin que hayan acogido las peticiones de su defensa de otorgar medidas alternativas.

Desde el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional presentamos un Amicus Curiae ante la Cámara de la 2ª Sección de Oriente de Usulután, que desarrolla estándares internacionales relacionados con el uso de la prisión preventiva.

Entre otras cosas, recordamos que, de acuerdo con lo establecido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) de manera constante, la prisión preventiva será admisible sólo cuando exista la sospecha objetiva de que una persona ha cometido un delito y se esté en caso de “peligro de fuga del imputado” o de “peligro de que el imputado obstaculice la investigación”.

Ninguna de estas sospechas ha sido fundamentada en la decisión del juez para el caso de Imelda, quien además se encuentra separada de su hija y su familia, a la espera de la decisión del tribunal de iniciar el juicio.

Así también, el tribunal interamericano ha señalado que la prisión preventiva es la medida más severa que se le puede aplicar a una persona acusada de un delito, por lo cual su aplicación debe tener un carácter excepcional, “[l]a regla debe ser la libertad del procesado mientras se resuelve acerca de su responsabilidad penal”.

En vista de los estándares trazados en la materia, desde CEJIL consideramos que la decisión del juez irrespetó estos y otros estándares citados en el documento, por lo que solicitamos que se admita el recurso de apelación presentado por las representantes de Imelda y se revoque la medida cautelar impuesta, es decir, la prisión preventiva.

Sobre la base de lo anterior, exhortamos al Estado a que cumpla con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos. En particular, le pedimos a la Cámara de la 2ª Sección de Oriente de Usulután que, con base en sus facultades y los estándares recabados en el documento, resuelva garantizando los derechos de Imelda.

Revisa el Amicus Curiae completo acá: