Proceso de Fortalecimiento del Sistema Interamericano 2011- 2013
CEJIL desarrolla múltiples intervenciones ante funcionarios gubernamentales, órganos políticos de la OEA, la CIDH y la Corte IDH, abogando por una mayor transparencia, diálogo, accesibilidad y eficacia en la protección de los derechos humanos en el continente. Por esta vía, incide en favor del fortalecimiento del SIDH, como herramienta para la defensa de los derechos humanos de miles de personas en todo el continente.
Publicación: 01.Enero.2011

Los logros del SIDH han sido plausibles tanto en épocas de gobiernos autoritarios, como en democracia. De esta manera, se ha constituido en varias coyunturas como el último recurso de justicia en el hemisferio, y de igual modo, ha funcionado como una herramienta para intervenir sinérgicamente en procesos en curso, permitiendo un diálogo y, en ocasiones, control oportuno frente a violaciones de derechos humanos.

Algunos procesos de reforma normativa realizados por la CIDH y la Corte IDH en el pasado tuvieron resultados positivos, sin embargo, en diversos momentos de la historia del SIDH, algunos Estados Miembros de la OEA reaccionaron negativamente ante la supervisión internacional impulsando periódicamente procesos de evaluación sobre el funcionamiento del SIDH, en los que se cuestionaron sus decisiones, competencias, reglas de procedimiento, prácticas y métodos. Del 2011 al 2014 se abrió un nuevo proceso de reforma dirigido primordialmente al trabajo de la CIDH y que contó con un alto consenso entre la mayoría de Estados Miembros que, por diversas razones, decidieron apoyar propuestas restrictivas de reforma normativa y de práctica.  Numerosas organizaciones de la sociedad civil, grupos de víctimas, academia, intelectuales, y otros, denunciaron el peligro de un inminente retroceso en la protección del SIDH de adoptarse las posiciones más restrictivas sugeridas por algunas de las partes.

CEJIL, junto con muchos de los actores mencionados, participó activamente en el proceso de debate, cabildeo y difusión de la información relevante para el posicionamiento de diversos actores, con el objetivo de favorecer aquellas posiciones que permitieran una resolución de la discusión que no perdiese de vista la importancia del SIDH para la protección y promoción de los derechos humanos en el hemisferio, y que, propendiera a un fortalecimiento efectivo de las capacidades y el impacto del sistema regional para responder a las realidades de nuestro continente.