Paraguay cumple con la creación de un fondo de desarrollo para la comunidad Yakye Axa, pero mantiene importantes deudas
Publicación: 08.Mayo.2019

Asunción y Buenos Aires. 8 de mayo de 2019.- La comunidad indígena Yakye Axa recibió el pasado lunes 6 de mayo por parte del Estado paraguayo un primer desembolso de dinero para la constitución de un fondo de desarrollo, tal como fue ordenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en su sentencia del año 2005.

Desde el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) expresamos nuestra satisfacción con esta medida, la cual constituye un importante cumplimiento de la sentencia de la Corte IDH, que ordenó, entre otras reparaciones, la constitución del fondo de desarrollo para que la comunidad pueda implementar proyectos educacionales, habitacionales, agrícolas y de salud en sus tierras.

Sin perjuicio de celebrar con la comunidad este importante avance, notamos con preocupación que dicha reparación fue pensada para que la comunidad pueda desarrollarse autónomamente en sus tierras, las cuales el Estado está obligado a entregar en virtud de la sentencia. Sin embargo, a la fecha esto no ha ocurrido. El Estado aún no ha culminado la construcción de un camino que les permita el acceso de la comunidad a sus tierras, y mientras esperan la comunidad permanece viviendo en condiciones de extrema precariedad y vulnerabilidad al costado de una ruta pública.

“La constitución del fondo de desarrollo es un logro importante esperado por muchos años por la comunidad, la cual ahora podrá utilizar este dinero para mejorar, aunque sea mínimamente, sus condiciones de vida y garantizar mejor los derechos de sus integrantes” dijo María Noel Leoni, Directora del Programa para el Cono Sur y Bolivia de CEJIL, quien agregó: “Sin embargo, nos parece preocupante que al no encontrarse todavía en sus tierras la comunidad no pueda utilizar la totalidad de estos fondos para su fin original, que era el desarrollo definitivo de su territorio”.  

Cabe además destacar que la Corte IDH ordenó al Estado atender de forma prioritaria las necesidades de salud, alimentación, educación y abrigo de los integrantes de la comunidad mientras éstos no se encuentren en sus tierras. Sin embargo, estas garantías no han sido cumplidas, y la comunidad enfrenta situaciones de extrema precariedad, especialmente ante las inundaciones y lluvias que han azotado el Chaco. “Pese a los múltiples llamados realizadas por las comunidades, gran parte del Chacho continúa enfrentando una situación de emergencia por inundaciones, lo que afecta gravemente los derechos de las personas que allí residen.” Dijo Julia Cabello, representante de Tierra Viva, agregando que: “Esta situación afecta particularmente a Yakye Axa, quienes deberán utilizar en gran medida estos fondos para paliar los daños y riesgos que generan las recurrentes lluvias para los integrantes de la comunidad”.    

Ante esto, instamos una vez más al Estado paraguayo a que tome de manera urgente las medidas necesarias para terminar el camino y la titulación de las tierras que permita a la comunidad, en un corto plazo, trasladarse a sus tierras y desarrollarlas adecuadamente. Solo de esa forma se estará reparando integralmente a la comunidad y se garantizará su desarrollo autónomo, tal como ordenó la Corte IDH en 2005.