Organizaciones de sociedad civil lamentan silencio de la OEA ante petición de diálogo con candidatos
Publicación: 01.Marzo.2015

Las organizaciones que suscriben, integrantes de la Coalición Internacional de Organizaciones por los Derechos Humanos en las Américas, lamentamos profundamente el silencio y la ausencia de respuesta formal por parte del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA),  a las solicitudes que realizamos en los meses de marzo, abril y mayo de 2015[1]. En dichas solicitudes pedimos al Consejo Permanente convoque a uno o varios espacios de diálogo entre  organizaciones de la sociedad civil y usuarios del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH), con  los candidatos y las candidatas a la Comisión y Corte Interamericanas de Derechos Humanos.

Si bien la solicitud de diálogo formal fue discutida en dos sesiones públicas del Consejo Permanente y en una privada -sin acceso a la sociedad civil y público en general- , hasta el momento no hemos recibido ninguna respuesta formal y concreta. En ese sentido y dada la cercanía de la Asamblea General de la OEA en la que se llevarán a cabo las elecciones de referencia, inferimos que la ausencia de respuesta alguna sobre nuestros petitorios, implica la negativa de los mismos.

Con su silencio y negativa implícita, la OEA se aparta del camino gradual que ha adoptado en los últimos años, dedicado a incorporar prácticas más transparentes en los procesos de selección frente a la sociedad civil, la prensa, la academia, entre otros. Ello es altamente preocupante pues los procesos de elección de integrantes de sus órganos de derechos humanos afectan directamente los derechos de quienes habitamos el continente, así como a todos los poderes del Estado e incluso a algunas relaciones entre particulares. Es por lo anterior que la selección de integrantes debería estar sujeta a un amplio escrutinio por parte de usuarios/as, víctimas, órganos de protección nacional, la prensa, la academia, entre otros actores relevantes.

El diálogo formal con los candidatos y las candidatas, permitiría que los actores referidos y el público en general conozcan sus posturas y propuestas; que puedan evaluar su independencia, idoneidad y representatividad,  indispensables para lograr una efectiva protección de los derechos humanos;  así como que puedan opinar sobre el balance colectivo que exigen los órganos para garantizar la diversidad, la paridad de género, la representación, las especializaciones jurídicas, por mencionar algunos criterios.

Nos sorprende que en esta ocasión la OEA no haya concedido la realización de diálogos formales de candidatas y candidatos al SIDH con la sociedad civil, toda vez que en el pasado ha realizado foros públicos dentro del Consejo Permanente. El 1 de mayo de 2013 realizó una sesión en la que los entonces candidatos a la Comisión Interamericana respondieron a varias preguntas formuladas por organizaciones de la sociedad civil y delegaciones de los Estados miembros, y de manera más reciente, los encuentros realizados para la elección del Secretario General y el Secretario General Adjunto.

Es altamente preocupante que institucionalmente la OEA se aparte de la práctica descrita y deje pasar tan valiosa oportunidad de abonar a la transparencia, la participación y la legitimidad, que deben regir los procesos de elección de integrantes de sus órganos de protección de derechos humanos.

Anunciamos por este medio, que estamos atentos/as a las observaciones que realice el Panel de Expertos/as Independientes para la Elección de Comisionados/as y Jueces/zas Interamericanos/as, como resultado de una iniciativa de sociedad civil para dar mayor transparencia a los procesos de elección.

Asimismo, agradecemos a todas las candidatas y a todos los candidatos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que se presentaron al diálogo promovido por el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), miembro de la Coalición, en la ciudad de Panamá, Panamá, durante la VII Cumbre de las Américas.  Dicho diálogo permitió un intercambio provechoso y productivo de los temas centrales para la protección de los derechos humanos en las Américas. Su participación demostró en ese caso que no son las candidatas y los candidatos quienes temen o desaconsejan el escrutinio público.

En ese sentido esperamos contar con la confirmación de todas las candidatas y todos los candidatos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a un foro que de igual modo será auspiciado por la sociedad civil, en el marco de la Asamblea General de la OEA en Washington DC.