Las masacres de El Mozote
El Salvador

Días antes de los hechos, algunas transmisiones de radio y recados a residentes de la zona del Mozote, ubicado en el departamento de Morazán, anunciaron que a todos los que estuvieran por el monte, los matarían. Si no querían ser asesinados, debían encerrarse en sus casas. De esta manera, el Ejército se aseguró de que los habitantes de la zona estuvieran localizados y accesibles. La madrugada del 10 de diciembre de 1981, el Ejército de El Salvador bombardeó El Mozote.

La operación, llevada a cabo por el Batallón de Infantería de Reacción Inmediata Atlacatl ⎯conocido como “BIRI Atlacatl”⎯, junto con unidades de la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel, del Centro de Instrucción de Comandos de San Francisco Gotera y el apoyo de la fuerza aérea, fue denominada como “Operación Rescate” o “Yunque y Martillo”. Entre 1.000 y 2.000 militares se desplegaron en busca de un posible campo de entrenamiento de la contrainsurgencia.

El operativo se extendió a varias localidades del noreste de El Salvador, entre el 10 y el 13 de diciembre. Los soldados ingresaron en las aldeas, quemaron casas y animales, separaron a las mujeres y a los niños de los hombres y los ejecutaron. Asesinaron a alrededor de 1.000 personas, siendo menores casi la mitad. A día de hoy es la masacre más grande que se ha realizado en Latinoamérica. Una vez realizadas las masacres, los militares volvieron al cuartel para informar acerca del “éxito” del operativo, a cargo del coronel Domingo Monterrosa, Comandante en Jefe del Batallón Atlacatl entonces. Mientras tanto, las personas que sobrevivieron, huyeron hacia los montes, regresando posteriormente a enterrar a sus muertos. Muchos de ellos se desplazaron dentro del país o migraron hacia Honduras, para escapar de posibles nuevos ataques.

Lo sucedido en El Mozote y en las distintas zonas del cantón Guacamaya se vincula directamente con el conflicto interno que arrasó con miles de vidas durante la década de los 80 en El Salvador. En su afán de acabar con la guerrilla, el Ejército justificó operativos sangrientos y violaciones sistemáticas a los derechos humanos que culminan el 16 de enero de 1992, cuando se firma el Acuerdo de Paz entre el Estado de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

En 1993, El Salvador aprobó la Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz, de manera que, hasta la fecha, ninguno de los hechos descritos ha sido investigado y no hay una sola persona juzgada por estos graves crímenes. El caso ingresó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos el 8 de marzo de 2011, después de que la Comisión Interamericana (CIDH) acreditara la responsabilidad del Estado salvadoreño por numerosas violaciones de derechos humanos.

Impacto del caso:

- Las masacres de El Mozote son el asesinato masivo más grande conocido por la Corte CIDH. Su investigación requirió una ardua labor conjunta con las organizaciones nacionales, para reunir antecedentes históricos, impulsar pericias y recabar información suficiente para documentar el caso.

- Las masacres en El Mozote y zonas aledañas, constituyen un caso emblemático que ejemplifica los atroces ataques que la población civil sufrió durante el conflicto por parte del ejército.

- La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos rechazó la Ley de Amnistía aprobada y señaló que esta ley no puede ser un obstáculo para investigar los hechos de la masacre y sancionar a sus responsables.

- Por la magnitud de los hechos y dificultad de identificar a todas las víctimas, la Corte ordenó la creación de un Registro Único de Víctimas para que otras personas que fueron víctimas de los hechos puedan eventualmente acreditar su calidad de víctimas y beneficiarse de las reparaciones dictadas.

- Las reparaciones dictadas incluyen medidas para mejorar las condiciones de vida de las y los pobladores de las comunidades afectadas, entre estas, mejorar las vías de comunicación, garantizar el acceso a electricidad y agua, el establecimiento de un centro de salud, la construcción de una escuela y de un centro para adultos mayores.

Otros casos en El Salvador