Hermanos Ramírez vs. Guatemala
Trata de personas con fines de adopción e institucionalización de la niñez.
Guatemala

En 1997, los niños O.R.T.R. y J.R., de 7 y 2 años respectivamente, fueron separados de su familia y entregados ilegalmente en adopción a otras dos familias en Estados Unidos.

Ambos niños fueron institucionalizados, tras una denuncia anónima por supuesto abandono. Si bien el expediente del caso no presenta pruebas sólidas de que así fuese y pese a que su madre presentara recursos legales para oponerse a la separación, una jueza decidió retirarle la tutela y hacer efectiva la adopción.

El proceso se desarrolló de manera irregularmente expedita, pero eso no impidió que ambos hermanos fuesen entregados a familias distintas en el extranjero. Este caso transcurre en el contexto de una red de trata y venta de niños y niñas con fines de adopción que operaba en Guatemala y que involucraba a distintas instituciones y personas. De acuerdo a los datos presentados por la Procuraduría General de Derechos Humanos de Guatemala (PGN) y recopilados en un informe de la Fundación Myrna Mack, 27.871 niños y niñas fueron dados/as en adopción entre 1996 y el 2006.

La situación de los hermanos Ramírez fue presentada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el 2006. En el 2007, Guatemala aprobó la ley de adopciones y con esto suspendió los procesos a nivel internacional. Sin embargo, la mayoría de casos que se originaron de estas redes de corrupción se mantienen impunes y, hasta el día de hoy se desconoce el paradero de la mayoría de niños y niñas dados/as en adopción. Estos miles de casos ilustran otra de las caras de la desprotección y del abandono, en un contexto en el que los niños y niñas eran vistos/as como mercancía.