Hermano de víctima de ejecución extrajudicial en Venezuela pide justicia ante la CIDH
El 30 de marzo de 2003, el señor Jimmy Guerrero —un taxista independiente de 26 años de edad y padre de cinco hijos— salió con Ramón Molina y José Gregorio Hernández a comprar bebidas y alimentos. Al llegar al establecimiento, fueron interceptados por presuntos agentes de policía que vestían de negro. Una vez el señor Guerrero descendió del vehículo, los agentes de policía le dispararon varias veces. Herido de gravedad, los agresores le golpearon fuertemente y arrastraron su cuerpo 300 metros, hasta dejarlo abandonado en el medio de la calle. El señor Ramón Molina, de 49 años y padre de seis hijos, intentó auxiliar a su sobrino y también fue asesinado.
Publicación: 04.Abril.2016
<p>Jean Carlos, hermano de Jimmy Guerrero, víctima de una ejecución extrajudicial, dando testimonio ante la CIDH</p>

Washington, D.C., 4 de abril de 2016.- Jean Carlos Guerrero compartió hoy su testimonio ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  narrando cómo su hermano, fue víctima de una ejecución extrajudicial por integrantes de las Fuerzas Armadas policiales del estado Falcón, en Venezuela.

 

El 30 de marzo de 2003, el señor Jimmy Guerrero —un taxista independiente de 26 años de edad y padre de cinco hijos— salió con Ramón Molina y José Gregorio Hernández a comprar bebidas y alimentos. Al llegar al establecimiento, fueron interceptados por presuntos agentes de policía que vestían de negro. Una vez el señor Guerrero descendió del vehículo, los agentes de policía le dispararon varias veces. Herido de gravedad, los agresores le golpearon fuertemente y arrastraron su cuerpo 300 metros, hasta dejarlo abandonado en el medio de la calle. El señor Ramón Molina, de 49 años y padre de seis hijos, intentó auxiliar a su sobrino y también fue asesinado.

 

Durante 7 meses previos a su ejecución, Jimmy Guerrero había denunciado, en al menos 10 ocasiones, ante la Defensoría del Pueblo y ante la Fiscalía del Estado Falcón, que estaba siendo amenazado por funcionarios adscritos al grupo Lince de la Brigada Motorizada de las Fuerzas Armadas policiales del estado Falcón.

 

“Es importante visibilizar el caso de mi hermano y, a través de él, a las 260 víctimas de ejecuciones extrajudiciales del estado Falcón, en las que participaron agentes policiales. Después de más de 13 años de búsqueda de justicia, es la primera vez que un órgano independiente e imparcial escucha este caso”, afirmó Jean Carlos Guerrero, hermano de Jimmy.

 

“En 2015, se monitearon 1.396 casos. En el 50% de estos, los policías estatales y el Cuerpo de Investigaciónes Científicas Penales y Criminalísticas, son mencionados como responsables”  señaló Liliana Ortega, Directora de COFAVIC.  

 

Por su parte, Francisco Quintana, representante de la víctima desde CEJIL, aseguró que  este caso “es un claro ejemplo de la forma en la que la falta de una investigación efectiva garantiza la impunidad de la actuación de los cuerpos policiales en este tipo de casos. La CIDH ha de enviar un mensaje claro de cómo Venezuela debe garantizar justicia, verdad y reparación, para los más de 16 familiares afectados por ambas ejecuciones en este caso”.

 

Bajo este marco, se solicitó que la Comisión Interamericana emita una decisión final sobre este asunto, y de ser el caso, ante el incumplimiento de Venezuela a las recomendaciones emitidas, remita el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.