Grave situación de las personas con VIH en Guatemala será analizada por la Corte IDH
Publicación: 21.Diciembre.2016

El pasado 19 de diciembre, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) decidió presentar el caso Cuscul Pivaral y otros vs Guatemala ante la Corte Interamericana, máximo tribunal de derechos humanos en la región.

El caso se relaciona con la situación de 49 personas con VIH diagnosticadas entre 1992 y 2003, pero refleja las complicaciones a las que se enfrentan quienes viven con el virus. El Estado de Guatemala, contraviniendo sus obligaciones internacionales, no garantizó a los y las pacientes una atención integral adecuada, lo que ha conllevado a múltiples afectaciones de su salud.

Así lo determinó el Informe de Fondo que la CIDH emitió en abril de este año, en el cual recomendó al Estado cumplir con sus obligaciones internacionales a través del suministro de una atención médica integral para las víctimas. Además, le solicitó “asegurar que las víctimas no tengan que sufrir obstáculos de accesibilidad u otra índole para la obtención de la atención integral”.

Ante la falta de voluntad de Guatemala para cumplir con las medidas recomendadas por la CIDH, este órgano remitió el caso ante la Corte IDH, el pasado 2 de diciembre. A lo largo de este proceso ante el Sistema Interamericano, 10 de las víctimas que presentaron la petición han muerto como consecuencia de la falta de atención por parte del Estado.

“Es una posibilidad histórica de que la Corte IDH se pronuncie sobre esta problemática, desarrollando estándares en la materia y ordenando medidas para que se garanticen los derechos humanos de las personas con VIH en el país”, expresó Marcia Aguiluz, directora de CEJIL para el Programa de Centroamérica y México. CEJIL es una de las organizaciones que acompañará el proceso, junto a la Dra. Cristina Calderón y a la Asociación de Salud Integral de Guatemala.

La doctora Calderón, por su parte, declaró: “Tengo sensaciones encontradas, pero siento que se está yendo por el lado de la justicia. A pesar de que murió tanta gente, los sobrevivientes y sus familias por fin verán que el Estado deberá responder a las demandas”. Además, declaró que “lo más satisfactorio es que podamos brindarles tratamientos de salud a las personas con VIH, pero también se otorguen medidas de prevención ante la transmisión vertical, para que no nazcan más personas con el virus”.

El VIH no recibe atención adecuada en Guatemala

Hasta 2006, el Estado guatemalteco no proporcionó ningún tratamiento a las personas contagiadas con el virus. Esto, pese a que desde el año 2000 existe una ley que prevé atención y medicamentos.

En el 2015, la situación se vio agravada por la crisis general del sistema de salud guatemalteco, vinculada a casos de corrupción que involucran a exfuncionarios del Gobierno. Ese año, sólo se ejecutó el 60% de los fondos aportados por el Fondo Mundial para la compra de antirretrovirales. El resto del dinero no se utilizó, pese a las múltiples necesidades de atención descubiertas en el país.

Actualmente, la atención que reciben los pacientes con VIH en Guatemala no es acorde a los estándares internacionales. Por ejemplo, las víctimas no reciben tratamiento a través del sistema público de salud para las enfermedades “oportunistas”, que derivan del debilitamiento general que causa el virus. Tampoco tienen a disposición medicamentos adecuados ni acceden a exámenes periódicos para revisar su evolución, paso clave para evitar un deterioro mayor a su salud.

Esta situación se hace aún más difícil para quienes viven en zonas rurales, con aún más dificultades para acceder a infraestructura y personal médico que dé seguimiento a su situación, lo que las deja en una situación de mayor vulnerabilidad.