Gobierno arbitrariamente impide el ingreso de CEJIL a Nicaragua
Las integrantes de CEJIL visitaban Nicaragua para reunirse con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), organismo encargado de dar seguimiento a las recomendaciones dadas por la CIDH en su informe de fecha 21 de junio de 2018.
Publicación: 26.Octubre.2018

San José y Managua, 26 de Octubre de 2018.- Las defensoras de derechos humanos y representantes de CEJIL, Marcia Aguiluz Soto, Francisca Stuardo Vidal, y Paola Limón fueron expulsadas arbitrariamente de Nicaragua esta mañana por las autoridades del aeropuerto internacional Augusto César Sandino.

Las integrantes de CEJIL visitaban Nicaragua para reunirse con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), organismo encargado de dar seguimiento a las recomendaciones dadas por la CIDH en su informe de fecha 21 de junio de 2018.

A pesar de haber recibido una invitación formal por parte de la CIDH, a su llegada, los representantes de migración cuestionaron a la comitiva por no haber pedido autorización con suficiente tiempo de antelación para ingresar al país. Luego señalaron que la decisión era parte del ejercicio de su soberanía.

 “Pese a la arbitrariedad de estas actuaciones, no lograrán intimidarnos. Hoy más que nunca reafirmamos nuestro compromiso de seguir acompañando al pueblo nicaragüense en la lucha por el restablecimiento de la democracia. Su dignidad e inquebrantable convicción nos inspiran cada día. No están ni estarán solos”, dijo Marcia Aguiluz Soto, Directora del Programa de Centroamérica y México de CEJIL.  

Este acontecimiento es una muestra más de la grave crisis por la que atraviesa el país, en donde las voces de los defensores y defensoras de derechos humanos o de las personas que se oponen o cuestionan al Estado son silenciadas por diversos medios. El cierre de espacios democráticos es una realidad y se confirma día tras día.  

Hacemos un llamado a la comunidad internacional a condenar estos hechos y, en particular, a solidarizarse con los líderes y lideresas sociales, defensores/as de derechos humanos que están poniendo sus vidas en riesgo para reestablecer el estado de derecho y lograr respeto pleno por los derechos humanos en Nicaragua.