Exigimos mejores garantías a la participación de sociedad civil y protección a los DD.HH en próxima #AsambleaOEA
Publicación: 28.Junio.2019

Las Américas, Junio 28 del 2019.- Diversas organizaciones integrantes de la sociedad civil, entre ellas el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), expresamos nuestra preocupación ante los retos que enfrentamos durante la 49 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), particularmente la inédita restricción de acceso al espacio ocurrida durante ambos días de la Asamblea General, por una supuesta falta de acomodaciones. 

A pesar de compromisos realizados por parte de la OEA y la Cancillería Colombiana al finalizar el primer día de la jornada, los problemas persistieron. Como resultado, nuevamente se obstaculizó el acceso para para quienes previamente se registraron con el fin de acceder al espacio durante el segundo día, lo que limitó la robusta participación de la sociedad civil.

En un contexto en que las personas defensoras de derechos humanos en la región se enfrentan a graves problemas para ejercer su labor, resulta extremadamente preocupante que tanto la OEA como Colombia contribuyan al cierre de espacios de participación. Muchas personas que integraron las diversas delegaciones de sociedad civil viajaron desde países con altos índices de violencia, censura y represión. Para la sociedad civil, la Asamblea General representa una oportunidad para  dialogar con los Estados; y generar y fortalecer puntos de convergencia con otros grupos en el continente a buscar soluciones a las distintas crisis  que han conllevado a que América Latina sea la peor región para defender derechos.  Por todas las restricciones, ambos esfuerzos se vieron complicados.

Al mismo tiempo, los Estados miembros de la OEA también limitaron la posibilidad de sus habitantes de gozar una plena protección de derechos humanos, ya que para los cuatro vacantes en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, órgano de protección de derechos humanos, solo se recibieron cinco postulaciones de candidaturas. De ellas, tan solo tres nominadas cumplieron con los requisitos convencionales para ejercer el cargo. 

Por ello, si bien el conteo final de los votos resultó en la elección de tres personas consideradas independientes y formadas en derechos humanos, urge que ante futuras elecciones de integrantes de la Comisión y Corte Interamericana de Derechos Humanos, los Estados desarrollen mejores prácticas que permitan la presentación de candidaturas idóneas. Por el rol fundamental de las personas que integran estos órganos para la protección de derechos en todo el hemisferio, reiteramos nuestro llamado para  mayor transparencia en estos procesos

Frente al cierre de la Asamblea General, esperamos que tanto la OEA como los países miembros aseguren que estas limitaciones a la protección de derechos humanos no se repitan a futuro.