La Corte Interamericana visita al pueblo Yakye Axa en Paraguay
La Corte Interamericana de Derechos Humanos atestigua la precariedad y pobreza en la que se encuentra la comunidad de Yakye Axa en Paraguay.
Publicación: 01.Diciembre.2017

Asunción, 1 de diciembre del 2017.- Una delegación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), integrada por el juez Patricio Pazmiño y personal de la Secretaría, realizó una visita a las comunidades indígenas de Yakye Axa, Sawhoyamaxa, y Xkamok Kasek en el Chaco paraguayo, los pasados días 27 y 29 de noviembre. La visita fue seguida de una audiencia que se llevó a cabo en Asunción el día 30.

El propósito de la visita y de la audiencia fue verificar el estado de cumplimiento de la sentencias emitidas por la Corte IDH a favor de las comunidades. En la visita participaron altos representantes de distintas instituciones estatales, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y Tierra Viva, en representación de las comunidades.

Durante la diligencia se constató la situación de extrema pobreza y exclusión en la que vive la comunidad de Yakye Axa, lo que se traduce en un grave incumplimiento de la sentencia por parte del Estado. La comunidad sigue viviendo en la vereda de una ruta pública, sin acceso a agua potable, en viviendas de extrema precariedad y sin que el Estado les provea de los servicios de salud, alimentación y educación adecuados.

“Donde la comunidad vive sólo sufrimos, el Estado nacional nos trata como si fuéramos animales al lado de la ruta”, le dijo Verónica Fernández, lideresa de la comunidad, al juez Pazmiño durante la visita.

En el 2012, el Estado paraguayo adquirió tierras para el asentamiento de la comunidad. Sin embargo, Yakye Axa no ha podido acceder a las mismas, dado que el Estado no ha cumplido con su titulación, ni con la construcción de un camino de acceso. Los líderes de la comunidad enfatizaron que las posibilidades de mejorar sus condiciones de vida y desarrollo como pueblo indígena, dependen necesariamente de que puedan establecerse en sus tierras.

Los pueblos Yakye Axa, Sawhoyaxama y Xkamok Kasek están determinados a reivindicar sus territorios y derechos para preservar sus culturas. Como señaló uno de los líderes, “nací dentro de la lucha, crecí en la lucha y me convertí en un luchador”.

Durante la audiencia, el juez Pazmiño expresó que la delegación de la Corte quedó impresionada por las condiciones en que vive esta comunidad, y que era un llamado de atención para acelerar el cumplimiento de esta sentencia. En ese sentido, las autoridades realizaron compromisos para proporcionar asistencia de urgencia al pueblo Yakye Axa, y para garantizar su acceso a las tierras en el 2018.

“Esta visita de la Corte fue fundamental para confrontar al Estado con su mora en el cumplimiento de sus obligaciones internacionales en el caso, y las afectaciones que eso causa a la subsistencia de los pueblos indígenas en Paraguay”, señaló María Noel Leoni, abogada senior de CEJIL.

CEJIL espera que el Estado cumpla con los compromisos asumidos, los cuales serán monitoreados de manera cercana por la Corte.