Corte IDH otorga medidas provisionales a personas defensoras de los derechos humanos en Nicaragua
Las medidas buscan proteger eficazmente la vida y la integridad personal de integrantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y asegurar la continuidad de sus labores sin sufrir hostigamiento, amenazas o agresiones.
Publicación: 18.Octubre.2019

San José y Managua, 17 de octubre de 2019- La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) resolvió otorgar medidas provisionales a favor del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), luego de valorar que no hay información que indique que se hayan adoptado medidas de seguridad para mitigar la extrema situación de riesgo que enfrentan las personas defensoras de los derechos humanos en Nicaragua.  

Esta resolución ratifica las medidas urgentes adoptadas por el presidente de la Corte IDH el 12 de julio del presente año, según las cuales el Estado de Nicaragua debe tomar medidas inmediatas para proteger eficazmente la vida y la integridad personal de quienes conforman el CENIDH y la CPDH, asegurando la continuidad de sus labores sin hostigamiento, amenazas o agresiones.

Con esta resolución, la Corte IDH, el órgano de más alto nivel del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, reconoce que continúan los seguimientos, la vigilancia y las campañas de estigmatización y desprestigio en redes sociales, hacia quienes integran el CENIDH y hacia la organización, en medio de un ambiente poco propicio para la denuncia y el monitoreo de derechos humanos en Nicaragua.

La Corte IDH también constata que las investigaciones que el Estado dice haber realizado son insuficientes y poco pertinentes; y destaca su jurisprudencia sobre los deberes reforzados del Estado para garantizar los derechos de las personas defensoras, piezas clave de la institucionalidad y el orden democrático de los Estados.  

Finalmente, la resolución recuerda al Estado que las medidas de protección se deben establecer con la participación de las y los beneficiarios, evitando en la medida de lo posible, que sean brindadas por funcionarios involucrados en los hechos.

Desde el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el CENIDH, valoramos positivamente la decisión de la Corte IDH a efectos de garantizar la protección de las personas defensoras de derechos humanos. A la vez, seguimos pendientes de la restitución de personería jurídica al CENIDH y a las demás organizaciones que fueron privadas de las mismas como parte de una estrategia para minar su operación en defensa de los derechos humanos. Reiteramos nuestra posición en el sentido de que sin una debida garantía de derechos humanos, no podemos hablar de democracia en Nicaragua.