CIDH pide al Estado de Nicaragua referirse sobre el caso CENIDH
La CIDH solicitó al Estado de Nicaragua que informe en un plazo de tres meses respecto de la petición presentada por miembros del Centro Nicaragüense por los Derechos Humanos (CENIDH) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) por el allanamiento ilegal de las oficinas de la organización nicaragüense y la cancelación arbitraria de su personería jurídica, así como por los actos de hostigamiento, criminalización y amenazas que han sufridos los y las defensoras.
Publicación: 10.Febrero.2021
Vilma Nuñez en la presentación de la petición inicial en mayo de 2020

Managua, Nicaragua y San José, Costa Rica. 10 de febrero de 2021- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitó al Estado de Nicaragua presentar un informe en un plazo de tres meses sobre las agresiones y hostigamientos que vivieron personas trabajadoras del CENIDH tras la ruptura democrática que sufrió el país en abril de 2018.

El CENIDH es una de las principales organizaciones de promoción y protección de los derechos humanos en Nicaragua que, tras el inicio de la crisis democrática en abril 2018, ha cumplido una labor fundamental de documentación y denuncia de las violaciones a los derechos que sufren las personas nicaragüenses.

A la fecha no se ha iniciado una investigación por los hechos denunciados en la petición inicial y no existe respuesta de los recursos de inconstitucionalidad y amparo interpuestos por la organización ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ). Por el contrario, las agresiones en contra de las personas defensoras continúan.

Mas grave aún el pasado 29 se iniciaron trabajos para la demolición de las instalaciones confiscadas al CENIDH en su oficina de Managua. Así, el Gobierno de Nicaragua no solo ha cancelado la personería jurídica del CENIDH, sino que además, se ha apropiado ilegalmente de sus bienes e instalaciones en un contexto de intensificación de la represión estatal en contra de los y las defensoras, como lo ha sido denunciado por la CIDH en sus últimos comunicados.

Así, el caso CENIDH da cuenta de un contexto de graves violaciones contra personas y organizaciones defensoras de derechos humanos en Nicaragua y visibiliza las constantes agresiones y hostigamientos a los que se han sometido a integrantes del CENIDH, algunos de los cuales se vieron forzados al exilio en 2018; todo ello a raíz de la labor de defensa de los derechos en el país que realiza CENIDH desde hace 30 años y, en particular, a partir de la crisis institucional de 2018.

La petición inicial es el primer paso en un proceso que busca llevar a juicio al Estado en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, del cual Nicaragua forma parte por su adhesión a la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Con la notificación al Estado de la demanda interpuesta en su contra, la CIDH da inicio al trámite del caso el 4 de febrero de 2021. El Estado tiene tres meses para presentar sus observaciones, y dar cuenta de las violaciones de derechos humanos cometidas contra miembros del CENIDH.

Para el CENIDH y el CEJIL, la solicitud realizada por la CIDH constituye un avance en el camino de búsqueda por la justicia para las personas defensoras Nicaragua y especialmente la defensa de la causa del CENIDH. "Estamos muy animados, esto ya implica que hay un primer examen a nivel internacional de la situación de agresión contra el derecho de asociación, contra el derecho a defender derechos y una preocupación por los efectos a los derechos humanos de la población que como CENIDH acompañamos”, destacó Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del CENIDH.